Novena de 30 días en honor de San José

vía Guerrero

Inicio > Noticias > Novena de 30 días en honor de San José

INTRODUCCIÓN

Esta novena es como cubrirse con el manto de la protección de San José, una devoción extraordinaria en su honor, ganando su intercesión especial en situaciones difíciles.

Todas estas oraciones deben recitarse diariamente durante treinta días, en recuerdo de los treinta años que San José vivió en Nazaret con Jesús, el Hijo de Dios, y su madre, la Santísima Virgen María.

Gracias extraordinariamente grandes y numerosas nos serán concedidas si acudimos confiadamente a San José. Santa Teresa de Ávila decía: "Quien no lo creyere del todo, acuda una vez con su petición a San José, y lo verá por sí mismo".

San José puede obtenernos más gracias si antes purificamos nuestras almas mediante la Santa Confesión y recibimos al Señor Jesús en la Sagrada Comunión. La novena será también más fructífera si mostramos al mismo tiempo la voluntad de realizar obras de misericordia hacia los pobres. Podemos pedir con confianza a San José que nos gane grandes gracias de Dios. Sin embargo, se recomienda ofrecer la novena a San José por la intención de los moribundos y por los difuntos.

Si intentamos enjugar las lágrimas de los pobres, de los que sufren y de los difuntos, San José también nos ayudará y nos consolará, ahora y en la hora de la muerte. Nos cubrirá amorosamente con el manto de su protección. No sólo alimentó y protegió a la Sagrada Familia, sino que también nos ama y nos bendice a todos y desea conducirnos a la otra orilla, al puerto de la salvación eterna.

Oración recomendada para recitar a diario
(también al final de la Novena):

Oh San José, Nutridor de Jesucristo
y Esposo de la Santísima Virgen María,
Rezad por nosotros y por todos los moribundos
hoy (o: esta noche).

********
SERVICIO DE 30 DÍAS EN HONOR DE SAN JOSÉ
(Oraciones para cada día de la Novena)

+ En el Nombre del Padre + y del Hijo, + y del Espíritu Santo. Amén.
Jesús, María y José, ilumínanos, ayúdanos, sálvanos. Amén.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, como era en el principio, y ahora, y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
(Se recita tres veces como acción de gracias a la Santísima Trinidad por haber concedido gracias especiales a San José).

OFRECIMIENTO DE SÍ MISMO A LA PROTECCIÓN DE SAN JOSÉ

Oh glorioso Patriarca, San José, me postro humildemente ante Ti. Con gran reverencia, me pongo bajo tu abrumadora protección y pido a toda la Corte del Cielo que esté a mi lado. Me encomiendo a la más sincera fe y devoción y me comprometo a hacer todo lo que esté en mi mano para honrarte durante toda mi vida y mostrarte mi amor. Ayúdame en esto, San José. Acompáñame ahora y concédeme la gracia de partir de este mundo como tú, en brazos de Jesús y de María, para que un día pueda alcanzar la felicidad eterna contigo en el cielo. Amén.

Glorioso Patriarca, San José, con devoción piadosa y un corazón rebosante de amor, traigo esta oración sincera a tus pies y medito en tus muchas virtudes.

Poderoso Patriarca, como en el Antiguo Testamento José, hijo de Jacob, hizo la voluntad de Dios, así tú sigues su camino en el Nuevo Testamento. No sólo te ilumina la luz brillante del Sol Divino, sino también la suave luz de la luna mística: María.

Jacob se puso en camino hacia Egipto para felicitar a su hijo José, gobernante en Egipto. Todos sus hijos siguieron el ejemplo de su padre. Indescriptiblemente más hermoso, sin embargo, es el ejemplo de Jesús y María, que te rodearon con gran respeto y devoción. Con gran reverencia y confianza nos dirigimos a ti en todas nuestras necesidades, tanto temporales como espirituales, seguros de que tu Hijo, que siempre te ha obedecido en la tierra, también te obedecerá en el cielo.

Y así como José, hijo de Jacob, no apartó a sus hermanos culpables, sino que lleno de amor los acogió, los protegió y los salvó del hambre y de la muerte, así también, oh San José, no permanezcas indiferente a mis oraciones. Por tu intercesión, concédeme la gracia de que Dios no me deje solo en este valle de lágrimas, sino que me cuente siempre entre los que, en vida y en el momento de la muerte, están constantemente envueltos en el manto de tu protección abrumadora.

ORACIONES

Sé saludado, San José, a quien están confiados los Tesoros inestimables del cielo y de la tierra. Sé saludado, Padre adoptivo de Aquel que alimenta a todas las criaturas del mundo. Porque tú, después de María, de todos los santos, eres digno de nuestro mayor honor y amor, pues has sido elegido para la suprema dignidad de criar, alimentar e incluso sostener en tus brazos al Mesías, a quien tantos reyes y profetas han anhelado siquiera ver.

Oh San José, salva mi alma y concédeme de Dios Misericordioso la gracia que humildemente te pido..... (Concede también a las almas del Purgatorio el alivio de sus sufrimientos. Amén.

Gloria al Padre...(3 veces)

San José, la Iglesia te venera como su Patrono, Protector y Defensor. De todos los Santos, te invoco a ti, el más poderoso Protector de los débiles y necesitados de ayuda, y alabo mil veces la bondad de tu corazón, siempre dispuesto a ayudar a todos los necesitados.

A ti, San José, acuden las viudas y los huérfanos, los abandonados, los afligidos y los necesitados de toda la tierra. No hay pena, preocupación o necesidad a la que permanezcas indiferente. Mi queridísimo Protector en el cielo, a quien Dios ha concedido gracias especiales, recurro a ti, presentándote mi petición. Concédeme esta gracia que te suplico encarecidamente. También, todas las Almas del Purgatorio, implorad a San José que interceda por mí. Amén.

Gloria al Padre ... (3 veces)

Acuérdate, oh purísimo Esposo de María, oh mi amabilísimo Protector, San José, que nunca se oyó a nadie invocar Tu protección. Tu ayuda, suplicándola, quedó sin consuelo. Oh lleno de amor San José, Tú conoces mis necesidades y deseos. Ningún hombre, ni siquiera el mejor, puede comprender mi problema y ayudarme de verdad. Obediente a la enseñanza de Santa Teresa, vengo ante Ti, oh San José, e imploro Tu intercesión transitoria en mis dificultades actuales. Santa Teresa, Tu devota devota, dijo: "Pobres pecadores, cualquiera que sea la grandeza de vuestras necesidades, acudid a San José en busca de ayuda. Acudid a José con sincera confianza y tranquilidad de que vuestras peticiones serán escuchadas".

Oh San José, Consolador de los ansiosos, ven en mi ayuda en mi aflicción y abraza también a las Almas del Purgatorio en mi oración, para que por ella alcancen pronto la alegría y la santidad. Amén.

Gloria al Padre ... (3 veces)

Oh Santo exaltado, por tu completa obediencia a Dios ten piedad de mí.
Por tu vida santa y meritoria, escucha mi súplica.
Por tu amado nombre ayúdame.
Por la dulzura y la fuerza de tu corazón guárdame.
A través de tus santas lágrimas fortaléceme.
Por tus siete dolores ten piedad de mí.
Por Tus siete alegrías consuela mi corazón.
De todo mal de cuerpo y alma líbrame.
De toda pobreza y miseria rescátame.
Consígueme misericordiosamente la gracia de Dios.
Concede a las Almas del Purgatorio una pronta liberación de sus sufrimientos. Amén.

Gloria al Padre ... (3 veces)

Oh San José, son innumerables las gracias que reciben los que te rezan. Los enfermos, los oprimidos, los que sufren injusticias, los traicionados, los abandonados, todos los que se han puesto a tu cuidado han obtenido ayuda para sus necesidades.

San José, por favor, no permitas que yo sea el único de todos los que se dirigen a ti que no es escuchado. Muéstrate generoso y clemente también conmigo. Por esto, lleno de gratitud, te honraré siempre, oh glorioso San José, mi Protector y Salvador de las Almas que sufren en el Purgatorio. Amén.

Gloria al Padre ... (3 veces)

Oh Dios y Padre eterno que estás en los cielos, por los méritos de tu Hijo Jesús y de su Santísima Madre, te ruego que me concedas esta gracia especial. En nombre de Jesús y de María, me postro ante Ti y Te adoro en Tu maravillosa presencia. Acepta, por favor, mi firme propósito de permanecer bajo la protección de la Hostia de la Sagrada Familia, por medio de la cual te suplico. Bendice, oh Dios, en tu bondad, esta santa devoción y escucha mi petición. Amén.

Gloria al Padre ... (3 veces)

Oh San José, defiende a la Santa Iglesia de toda adversidad y escóndenos a todos bajo el manto de tu protección.

INVOCACIONES EN HONOR DE LA VIDA OCULTA DE SAN JOSÉ CON JESÚS Y MARÍA

San José, por favor concede a Jesús santificar mi alma.
San José, haz que Jesús encienda mi corazón con amor.
San José, por favor, concede a Jesús que ilumine mi razón.
San José, simplifica a Jesús para que fortalezca mi voluntad.
San José, simplifica a Jesús, para que quiera purificar mis pensamientos.
San José, haz que sea más fácil para Jesús controlar mis sentimientos.
San José, facilita que Jesús guíe mis deseos.
San José, simplifica a Jesús para que bendiga mis obras.
San José, ruégame la gracia de Jesús de imitar tus virtudes.
San José, suplica a Jesús la gracia de un corazón y un espíritu humildes.
San José, suplica a Jesús la gracia de la mansedumbre y la bondad de corazón.
San José, ruega a Jesús la gracia de la paz en mi corazón.
San José, suplica a Jesús la gracia de la piedad y el temor de Dios.
San José, ruégame de Jesús la gracia de luchar por la perfección.
San José, ruega a Jesús la gracia de la pureza de corazón.
San José, suplica a Jesús la gracia de la paciencia en la prueba y el sufrimiento.
San José, ruégame de Jesús la gracia de la dulzura de carácter.
San José, concédeme con Jesús la gracia de conocer las verdades eternas.
San José, ruégame con Jesús la gracia de discernir los espíritus.
San José, pídeme a Jesús la gracia de perseverar en el bien.
San José, pídeme de Jesús la gracia de la fortaleza para llevar la cruz.
San José, ruega a Jesús la gracia de liberarme del apego a las cosas del mundo.
San José, ruega a Jesús la gracia de anhelar el cielo.
San José, ruégame con Jesús la gracia de la fortaleza para evitar toda ocasión de pecado.
San José, suplica a Jesús la gracia de la voluntad para perseverar fielmente en la fe hasta el final.
San José, pídeme a Jesús la gracia de una buena muerte.
San José, no permitas que me aleje nunca de ti.
San José, haz que mi corazón nunca deje de amarte y mis labios de alabarte.
San José, déjame ser tu hijo adoptivo.
San José, ayúdame a amar a Jesús como tú lo amaste.
San José, no me abandones nunca, sobre todo en la hora de la muerte.
Jesús, María y José, os consagro mi corazón y mi alma.
Jesús, María y José, ilumíname, ayúdame, sálvame. Amén.
Gloria al Padre ... (3 veces)

INVOCACIONES A SAN JOSÉ

  • Recuerda, oh purísimo Esposo de la Santísima Virgen María, mi amadísimo Protector, San José, que nunca se ha oído quedar sin consuelo a nadie que huya a tu protección e implore tu ayuda. Con esta confianza animado, acudo a ti. No rechaces mi oración, oh Padre acogedor del Redentor, sino dígnate acogerla benignamente y escucharla. Amén.
  • Glorioso San José, Esposo de la Bienaventurada Virgen María, Virgen Guardiana de Jesús, no me olvides y vela por mí. Enséñame a caminar por la senda que conduce a la santidad. Vela por mis oraciones y rodéame siempre de tu protección paternal. Quita todos los obstáculos y dificultades que se interpongan en el camino de mi oración y haz que mi petición sea escuchada para mayor gloria de Dios y para mi salvación.

Como muestra de mi inmensa gratitud, prometo proclamar tu gloria y dar gracias a Dios por haberte concedido tan gran poder de mediación tanto en el cielo como en la tierra. Amén.

LITANIA

Kyrie, elejson.
Cristo, elejson.
Kyrie, elejson.
Cristo, escúchanos.
Cristo, escúchanos.
Padre del cielo, Dios ten piedad de nosotros.
Hijo, Redentor del mundo, Dios,
Espíritu Santo, Dios,
Santísima Trinidad, Dios único, ten piedad de nosotros.
Santa María, ruega por nosotros.
San José,
Glorioso descendiente de David,
Luz de los Patriarcas,
Esposa de la Madre de Dios,
Prístina Guardiana de la Virgen,
Nutridor del Hijo de Dios,
Defensor solícito de Cristo,
Cabeza de la Sagrada Familia,
José el más justo,
José el más puro,
José el más prudente,
Joseph el más hombre,
José el más obediente,
José el más fiel,
Un espejo de paciencia,
Un amante de la pobreza,
Patrón de trabajo,
El ornamento de la vida familiar,
Guardián de las vírgenes,
Apoyo familiar,
Comodidad de los desafortunados,
Esperanza de los enfermos,
Patrón de los moribundos,
El terror de los espíritus del infierno,
Guardián de la Santa Iglesia,
Cordero de Dios que quita los pecados del mundo,
Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quita los pecados del mundo,
escúchanos, Señor.
Cordero de Dios que quita los pecados del mundo,
Ten piedad de nosotros, Señor.

P.: Le hizo señor de su casa.
Y administrador de todas sus propiedades.

Recemos:
Oh Dios, que en indecible providencia has elegido a San José como Esposo del Santísimo Padre de tu Hijo, concédenos que, venerándolo en la tierra como Protector, merezcamos su intercesión en el cielo. Por Cristo nuestro Señor.
En Amén.

ORACIÓN FINAL PARA CADA DÍA DE LA NOVENA

Glorioso Patriarca, San José, tú has sido elegido por Dios para ser Cabeza y Protector de la Sagrada Familia: te pido que me cubras siempre con el manto de tu protección.

Hoy te elijo para que seas mi Padre, Abogado, Compañero y Protector. Te ruego que me tomes bajo tu protección: todo lo que soy y todo lo que poseo, mi vida entera y mi muerte.

Mírame como a un hijo tuyo y defiéndeme de las asechanzas de los enemigos visibles e invisibles. Asísteme en toda necesidad. Consuélame en los amargos sufrimientos y, sobre todo, acompáñame en la hora del combate mortal. Intercede por mí ante el Divino Redentor, a quien de niño pudiste acunar en tus brazos, y ante la Santísima Virgen María, tu purísima Esposa.

Concédeme las gracias que me lleven a la salvación eterna. Cuéntame entre Tus adoradores, pues quiero escuchar Tus consejos y agradecer Tu ayuda y apoyo. Amén.

San José, inocente y puro,
Déjame ser Tu hijo.
Mantenme puro en cuerpo y alma,
Que permanezco en estado de gracia divina.
San José, Protector,
Esposo de la Santísima Virgen María,
sea mi guía y consejero,
Ayúdame a permanecer fiel a Dios.

Padre nuestro...
Ave María...
Gloria al Padre y al Hijo...

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Alabado sea Jesucristo.
Por los siglos de los siglos. Amén

También le puede interesar

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies. Al utilizar el sitio, usted acepta el uso de cookies. Acepte Más información